Terapia con FLORES DE BACH

Esta terapia está dirigida a aliviar los problemas emocionales de las personas.
“Las esencias florales favorecen la generación de cualidades en cada paciente; por ejemplo, si yo tengo un defecto relacionado con la inseguridad, con el temor, el miedo o con el odio, lo que hace la esencia floral no es ir en contra de ese síntoma, sino despertar una cualidad, que puede ser más seguridad, adaptabilidad o creatividad”.

Desde 1976, esta terapia es reconocida y recomendada por la Organización Mundial de la Salud como un sistema útil para el bienestar de las personas. Tal vez una de sus mayores ventajas es que las esencias no tienen contraindicaciones y no generan dependencia.
Hay que tener en cuenta que así como las esencias florales no alteran el efecto de ningún medicamento que la persona tome, tampoco lo reemplazan.

Esta cualidad ha hecho que se utilicen en toda clase de personas y en situaciones que implican cambios a nivel emocional (niños, bebés, mujeres embarazadas…).
Eso sí, tienen un campo de acción bastante amplio, que incluye: tristezas provocadas por duelos y rupturas amorosas, miedos con orígenes conocidos y desconocidos, menopausia, vejez, depresión, niños con ansiedad e hiperactividad. Lo importante es saber que cada esencia tiene una indicación.